Bambú prototipo

Después de investigar un poco por internet, mirar fotos, leer posts, comentarios, blogs … al final se obtiene un resultado y en este caso en forma de cuadro de bicicleta de bambú.

Lo primero fue saber qué tipo de bambú es mas adecuado para realizar el trabajo y bueno, entre otras cosas descubrí que el Dendrocalamus Strictus es el bambú mas resistente que hay, también llamado bambú de acero. Eso si para el caso que nos concierne resulta que lo mas importante son las uniones. Mientras estas estén bien hechas el bambú no es tan importante, pues debe resistir.

Las primeras cañas de Bambú las obtuve como muestra gratuita de www.dbambu.net, donde Joaquin Agramut mostró especial interés por el proyecto y me asesoró y como he dicho me envió unas muestra para que pudiera comparar. Con las cañas de diámetro en torno a 30mm que me envió pude hacer la parte delantera del cuadro. Para la trasera y las uniones le compré fibra de cáñamo y unos tutores de unos 18 – 20 mm de diámetro.

El proceso es bastante sencillo, se seleccionan las cañas, se cortan para que coincidan perfectamente entre ellas y se unen con los elementos metálicos.
Para esta bicicleta he aprovechado un pedalier y un tubo de dirección de una Olmo Grupo Vitalicio que me dio mi tío por estar rota en una de las punteras. La horquilla delantera en fibra de carbono también me servirá.

Para pegar los tubos entre si de manera provisional utilicé una masilla de ferretería de gran resistencia, no obstante siempre permanecía un poco flexible.

Una vez montado el triángulo delantero, paso al trasero y para ello he tenido que construir un caballete de sujeción y poder trabajar con el cuadro fijo. La alineación, a falta de instrumentos, para que está correcta.

Para cortar los tubos en el ángulo correcto y la forma adecuada utilicé un programa de internet que te calcula la forma y te permite imprimir un papel, que pegado en el tubo sirve de guía para cortar correctamente. Miter tubes with tube notcher.

Después todos los preparativos, el cuadro queda por fin montado completamente y a la espera de las uniones definitivas. Para ello se puede optar por varias opciones, pero en este caso he optado por la mas barata fibra de cáñamo y resina epoxi.
Para hacer las uniones debemos rellenar los huecos con fibra reforzando las direcciones que estarán sometidas a esfuerzos para evitar que rompa el conjunto. Para ello iremos rodeando todas las uniones con fibra y después la empaparemos con resina epoxi y de este modo quedará el “racor”.

Una vez secado y aplicado a todas las uniones tenemos un aspecto final del cuadro como el de la siguiente imagen:

Otra cosa de importancia fue el tubo para el sillín. Gracias a Andrés de ciclos noviciado, que me dio uno te tenia por ahí y me evito hacer un pedido pude acoplar el tubo dentro del bambú, eso si no sin poco esfuerzo, pues estuve lijando un buen rato. Si no se mete este tubo y se hace directamente con el bambú creo es muy fácil que se agriete y rompa este tubo.

Para el acabado, y eso que de acabados aun me queda mucho por aprender se lijaron los nudos del bambú para dejarlos lisos al tacto, se lijaron los racores de cáñamo y se aplicó barniz al agua para darle un poco de brillo (este barniz poco brillo ha dado) y proteger un poco la madera.

Finalmente el peso del cuadro es de 1,57 Kg.

El aspecto final de la bicicleta terminada es este:


Ahora queda probarla y ver si aguanta y sobre todo disfrutar del paseo pues comentan que andar en bicicletas de bambú es una experiencia distinta pues tienen una suavidad muy diferente al resto de bicicletas, incluso a las de fibra de carbono.

De momento está aguantando, pero el eje pedalier tiene mucho movimiento cuando se pedalea. Debe haber algo mal en la unión de los tubos al pedalier, o en la fibra que los sujeta, porque la torsión que tiene no es normal. Seguramente irá poco a poco hasta que acabe de romper. La verdad es que no está mal para ser la primera y seguramente en las demás que vengan después este fallo se solucionará.